Pérez-Prendes y nuestra Iberoamérica

Perez arraco

Nota del Editor: A continuación presentamos un billete de quien nos pasó el magnífico texto del profesor Pérez-Prendes, Héctor Ortega. Ortega es integrante de nuestro grupo de discusión, fundador de la extinta Izquierda Hispánica, de nuevo fundador del Instituto por la Integración Americana Somos América y aspirante a filósofo (siempre dice con modestia gallega), además de letrado. Desde un primer momento nos hizo saber que el texto de su profesor Pérez-Prendes era un manifiesto político -a la altura de los manifiestos clásicos y textos fundacionales, textos que conmueven y proyectan más allá-, que tendría que ser guía para todos aquellos que estamos interesados en que la Comunidad Iberoamericana o Hispánica cuaje en ensamblaje político (usando palabras del maestro Pérez-Prendes) y fuese punto de apoyo de un orden universal más justo y más generador. Sin dudar nos lanzamos a publicarlo tomado del blog de Ortega, Touro Ortega, que os recomendamos vivamente que visitéis. Esperamos contar con muchas y más largas colaboraciones de nuestro camarada Ortega.

   Presento aquí un texto programático de José Manuel Pérez-Prendes y Muñoz de Arraco, prácticamente un manifiesto, una síntesis luminosa sobre Iberoamérica. Texto que condensa y abstrae todo el bagaje institucional de lo que la Hispanidad ha sido, de sus efectos en el presente y de lo que podría ser en un futuro. En mi opinión, estaríamos ante un texto que podría compararse en importancia en su campo histórico a lo que ha sido “Nuestra América” de José Martí para el campo político, o el que “España y América” de Gustavo Bueno pueda ejercer en el campo filosófico.

   Invito al lector a profundizar en la obra de este investigador incansable, siempre ligado a la Universidad y a las Academias de su ramo, que ha explicado con altura y profundidad uno de los complejos históricos de mayor calado, España y América.

Héctor Ortega

Anuncios

Discurso a la Comunidad Iberoamericana

Mestizaje pintura

Dos lenguas mayoritarias y otras varias regionales. Más de veinte Estados y millones de personas en comunidades indias de variada distribución. Extensiones geográficas descomunales en longitud y latitud. Todos los climas posibles en desiertos, cordilleras nevadas o soleadas, selvas, llanuras, ríos y océanos. Hombres y mujeres de muchas razas, condiciones, mezclas y densidades. Culturas dominantes menores, mezcladas, aisladas y fragmentos de culturas. Tales y tantos rasgos explican que voces como <<Hispanoamérica>>, <<Iberoamérica>>, <<Latinoamérica>>, pueden ser tachadas de residuos mentales de colonialismo, inconsciente o no, pero no fantasmagórico, sino virtual. Nace así una polémica que nunca concluirá. Es discusión desde perspectivas distintas, pero también en favor de intereses no siempre descubiertos en cuanto a su significación.

Es preciso salir fuera de esa malla tejida con millones de datos heterogéneos para convencerse de que la Comunidad Iberoamericana existe. De que precisamente sus contradicciones irreconciliables articulan un sistema y de que ese sistema posee un perfil que le delimita e individualiza como tal. Seguir leyendo “Discurso a la Comunidad Iberoamericana”