Meditaciones de un viejoven español en tierras hispanoamericanas

Había un muchacho con un traje de verano amarillo claro, de corte anticuado, una corbata púrpura y un panamá con el ala medianamente levantada, que sobresalía de entre todos los demás por su voz chillona. Pero apenas Aschen- bach lo hubo mirado con cierto detenimiento, se dio cuenta, no sin espanto, de que se trataba de un joven falsificado: era un viejo, sin duda alguna

Thomas Mann, «La muerte en Venecia»

Hay algo sórdido en enmascara la vejez bajo falsos plumajes de juventud. Es ese desagrado de Gustavo Aschenbach, el protagonisa de «La muerte en Venecia» al encontrarse con un viejo petimetre revoloteando alrededor de jovencitos que lo toleran con un punto de displicencia. La novela va de eso, de la decrepitud, que es no aceptar la propia vejez, el final de la existencia, ante el deslumbramiento de una juventud que por mucho que la deseemos ya no la podemos alcanzar. Seguir leyendo “Meditaciones de un viejoven español en tierras hispanoamericanas”

Anuncios

España, nación fraccionaria II: Anquilosamientos

“Incluso cabría sostener, en general, la tesis de que los autologismos más fecundos sólo pueden tener lugar en sujetos que han experimentado en su evolución personal rupturas, revoluciones o conversiones que los hayan obligado a una reconsideración crítica de las pruebas de las antiguas posiciones y de las nuevas; un autologismo que consistiera en ser una reiteración monótona del mismo esquema del juicio o razonamiento podría ser indicio más de anquilosamiento que de coherencia viva”

Gustavo Bueno

“Al contrario, a Marx el nacionalismo se le representa como la negación de la universalidad. En su estrategia no cabe el sionismo. […] Alguien ha escrito que en el sionismo y en la diáspora estaban prefiguradas las dos formas políticas fundamentales, a saber: el nacionalismo y el cosmopolitismo. Dos figuras poderosas que acompañan al judío y que siguen ahí, inasimilables e inevitables, desafiando la reflexión política contemporánea”

Reyes Mate

Ahora que estamos asistiendo a la cristalización por convergencia institucional y estival de parte de la Escuela de Oviedo con los liberales de corte anglosajón mezclados con viejos conservadores “castellanistas” (que viene a ser como el carlismo de la corte), entre ellos, autores adscritos a un marxismo nacionalista sui generis (o como diría Lenin: socialchovinista), nos proponemos comentar algunas de las cuestiones que nos chirrían en estas adhesiones ideológicas. Esta trayectoria común se puede consultar fácilmente siguiendo los distintos cursos que nos ha dejado el verano, como puedan ser el de la Universidad Europea Miguel de Cervantes -en la órbita de Ciudadanos y de críticos liberales del PP-, o en la XI Escuela de Verano de la Fundación DENAES -laboratorio de ideas de VOX-, así como las intervenciones mediáticas en Intereconomía, Libertaddigital, ABC, La Razón o Posmodernia, medios que en vida de Gustavo Bueno le dieron tan poca presencia, por no decir que de alguno fue echado literalmente – por ejemplo, de Intereconomía por decir cosas como que “más basura que la bolsa de valores no se puede imaginar-.

El nacionalismo español no es unívoco, son distintas corrientes las que lo nutren y desde distintas posiciones ideológicas, lo mismo que ocurre dentro de los nacionalismos irredentos o fraccionarios. Sin embargo, nos vamos a referir principalmente a una corriente, en concreto, la tradicionalista-liberal (no la anarco-liberal, aunque se dan bastantes contactos) que busca cambiar la identidad española, al pretender que una parte histórica anegue al todo. Para ello basándose en un modelo de Estado-nación extraño a nuestras instituciones, erigirán como presupuesto ideológico el modelo político francés, con toques del inglés. Con ello pretenden realizar una transformación (por holización) del resto de las comunidades constitutivas del Estado para, así, transformarlas en un único y uniforme tipo de sociedad. Este planteamiento, según nuestra perspectiva, adolece de una simplificación extrema, pues el conjunto (anatómico) se construyó sobre comunidades heterogéneas que fueron confluyendo y homogeneizándose hacia el exterior, pero mucho menos hacia el interior, como pretenden los que defienden una perspectiva jacobina actualizada. Será objeto de otros trabajos el analizar la pluralidad institucional, la etnocofiguración y la morfogénesis de la sociedad histórica española, tanto desde la prehistoria a la antigua, como las periodizaciones medieval, barroca y contemporánea, entre las que existen grandes discontinuidades, como es bien sabido, sobre todo institucionalmente. Seguir leyendo “España, nación fraccionaria II: Anquilosamientos”

Zollverein (Unión Aduanera) Hispanoamericana

hmc-mapa-hco-unificacion-de-alemania-el-zollverein

El Zollverein (o Unión Aduanera Alemana) consistió en la supresión de aranceles en una extensa región de la centro-Europa germana alrededor del Estado de Prusia. En su inicio en 1834 comprendía 25 estados y 26 millones de habitantes. El contexto de esta unión es el ambiente inestable de la Confederación Germánica de mediados del siglo XIX y en especial la fricción de este conglomerado de pequeños y medianos estados teutones y adyacentes situados alrededor de los dos polos atractores de esta región: Prusia y Austria. Con programas políticos antitéticos en la mente de cada una de estas potencias, Prusia a favor de una “Pequeña Alemania” que pivotase bajo su tutela y Austria de una “Gran Alemania” que debía contar con todo el bagaje del Imperio Austrohúngaro, surge este plan en principio económico que desembocaría en una futura unión política (el Norddeutscher Bund). Prusia da este paso en el inicio de una coyuntura económica favorable, que catapultará a la zona a una de las primeras posiciones entre las economías capitalistas del mundo, para acabar superando incluso a la locomotora e iniciadora de la revolución industrial, Inglaterra.

Esta unión aduanera sirve a Prusia para formar un verdadero Hinterland a su alrededor que posteriormente la igualará y provocará una realimentación entre los distintos estados, con un equilibrado contrapeso entre regiones agrícolas, mineras e industrializadas. Catalizador de este ascenso es, sin duda, el trazado del ferrocarril realizado alrededor de Prusia. Alejándose de itinerarios iniciales hacia Austria e Italia, se comienzan a reforzar trayectos de lo que posteriormente constituirá el mercado interior alemán. Esta transformación típica en el eje radial del espacio antropológico, acción realizada por el hombre sobre un contenido impersonal de su entorno, configura la capa basal de la sociedad política que se está formando en este área, sociedad política que se alcanzará junto con otros elementos, algunos de los más destacados son: la lengua común hablada por los estados que forman la unión, este elemento se encuadraría en el eje circular del espacio antropológico, y la religión, perteneciente al eje angular. Es importante también el factor del trazado ferroviario en cuanto, a la vez que realiza su labor constructiva de la sociedad política, impide y obstaculiza el correspondiente asentamiento del imperio austríaco en esta zona. Esto se puede apreciar en la tardía conexión entre las capitales del Zollverein prusiano y las distintas capitales del imperio Austrohúngaro. El siguiente paso a realizar tras el trazado ferroviario viene de manera consecuente con la institución de la moneda común que será el tálero de Prusia en detrimento del florín austríaco. Nuevas maniobras para dejar fuera de juego al rival austriaco serían, como repetidas veces ha ocurrido en la biocenosis europea con los pactos a dos para perjudicar a un tercero, la alianza de librecambio con Francia, contra la que Austria, definitivamente perdida la lucha por el control de la zona centroeuropea, únicamente puede protestar. Seguir leyendo “Zollverein (Unión Aduanera) Hispanoamericana”

Hispano soy y nada de lo hispánico me es ajeno

flota-indias

Una pequeña revolución ha supuesto para este blog la publicación del último artículo ( Anglobalización, y aún queda la segunda entrega) de Héctor Ortega. Y un pequeño incendio en el entorno de la Fundación Gustavo Bueno, cuyos miembros nos acusan por mensajes en las redes sociales de idealismo. En el foro de Repúblico Hispano hemos tomado como lema la frase de Terencio que tanto repitiese el filósofo Gustavo Bueno «hombre soy y nada de los humano me es ajeno», pero parafraseándola a la hispánica manera «hispano soy y nada de lo hispánico me es ajeno». Un lema que está en perfecta consonancia con el «espíritu» de la filosofía de Gustavo Bueno; una filosofía hecha en español que desborda el hecho peninsular y se pretende como filosofía que puede dar una visión del mundo desde un determinada plataforma. Hay que recordar que la españolidad es interpretada desde las páginas de  España frente a Europa como una forma de «estar» -no de «ser»– ante el mundo.

Los hechos de México provocaron que yo me atreviese a escribir en algunas redes sociales que antes que definirme como español me definía como hispano, cosa que nuevamente alteró a alguno de los seguidores fundamentalistas de los postulados de la Fundación Gustavo Bueno que me mandaron mensajes afeándome la proclama. Tras el artículo que publiqué sobre las nuevas tecnologías (La urdimbre del siglo XXI: la disolución nacional y las nuevas tecnologías) y sus consecuencias en las figuras política del siglo XXI -un artículo que viene a concluir que la redefinición de coordenadas producida por la malla digital pone a los Estados canónicos europeos en una crisis que se encamina hacia lo terminal; el caso de Francia es la prueba fundamental de esta crisis-, la proclama era de una lógica aplastante. Seguir leyendo “Hispano soy y nada de lo hispánico me es ajeno”

La urdimbre del siglo XXI: la disolución nacional y las nuevas tecnologías

Mapa de cables de fibra óptica mundial
Para hablar de una figura como la Comunidad, entendiéndola como posible figura política protagonista de este siglo, hay que acotar los cambios tecnológicos que están degradando el Estado-nación y la idea de ciudadanía. Gustavo Bueno en su libro “El mito de la izquierda” explica que el paso de la sociedad estamental de Antiguo Régimen al Estado-nación o Nación política, se hace por un juego de proyección entra la política y lo científico. Los revolucionarios franceses se inspiraron en las ciencias fuertes, ciencias cerradas como la química, para aplicar su racionalidad al mundo político. La Gran Revolución francesa trituró la sociedad estamental del Reino de Francia – un voto por estamento en las Cortes del reino-, hasta convertir a sus componentes en individuos atómicos, en elementos de la tabla química de Lavoisier, en ciudadanos a los que se les otorga una carta de derechos que, como los átomos por si solos no pueden hacer política sino que tienen que agruparse en un conjunto, se organizan en la Nación política soberana. Es la base ideológica de la figura institucional que nos ha representado políticamente estos dos últimos siglos. Una ideología que nació con el florecimiento de las ciencias fuertes de los siglos XVII y XVIII, con aplicaciones técnicas como la máquina de vapor de James Watt patentada en 1769, veinte años antes de la Gran Revolución en Francia.

El gran acompañante tecnológico de la Nación política, quien le dio fuste y vigor,  fue el ferrocarril. Es el patrón tecnológico que permite a la Nación política marcar su territorio. Mediante la expansión de la red ferroviaria, los nuevos gobiernos nacionales soberanos irán apoderándose del territorio nacional. Un territorio nacional más accesible gracias a las comunicaciones rápidas, las condiciones técnicas para la implantación del modelo económico burgués del siglo XIX están dadas. Durante los dos siglos siguientes, todas las innovaciones tecnológicas tendrán esa escala nacional: telefonía, redes de carreteras, radios, televisiones… Todos los medios de comunicación de masas de la segunda parte del siglo XX se amoldan a dichos parámetros; con la excepción, que confirma la regla, de los satélites y una mínima conexión internacional por medio del telégrafo y las comunicaciones telefónicas –avanzado ya el siglo XX- internacionales. Un modo de organización que se rompe en 1987 con la explosión en el mundo financiero, el del Big Bang comunicativo y la informatización de las plazas financieras, promocionado por la dupla anglosajona Thatcher y Reagan. Es en el ámbito de las finanzas en el que se aplicará en la esfera civil algo que se venía estudiando en el campo militar desde hacía años. El germen de la sociedad 2.0 que hoy conocemos fecha su núcleo en esas décadas de finales del siglo XX.
Seguir leyendo “La urdimbre del siglo XXI: la disolución nacional y las nuevas tecnologías”

Lo nuestro

Captura de pantalla 2016-08-29 a las 18.32.51

El mundo es otro. Llegados al conflicto del presente desalentados y hastiados, ya no queda camino que no haya sido trillado o tentativa de lucha social que no sea descorazonadora. Dos son los lados que nos arrinconan, medidos perfectamente, para canalizar nuestras inquietudes personales y sociales. Por una parte, un cruel hedonismo que nos mantiene plenamente insatisfechos en busca de la felicidad y, por otra, una socialización comunitaria a través de un aldeanismo vanidoso que desconoce al gigante que le puede poner la bota encima, y que nada sabe de la pelea de los cometas en el cielo que van por el aire engullendo al mundo.

Así, tanto preocuparse de la propia personalidad y de sus circunstancias inmediatas equivale a reconocer que esta no es suficiente, que no se basta a sí misma, cuando menos, que necesita tutela y que no puede oponer nada a una anglobalizacion pavorosa, de guerras y destrucción economicista en la que la Unión Europea, tras los cascotes de 1989, juega un papel de mero club mercantilista y exclusivista a resguardo de la OTAN. El norte trata de someter sobre todo al sur, a la latinidad y a África, pero también a cualquier otro que se cruce en su camino, como se ha demostrado con Yugoslavia, Afganistán, Irak, Sudán, Ucrania, Grecia, Libia y Siria.

El liberal-fascismo trata de acorralar el sentido comunitario forjando una Divinidad de dos caras: el utilitarismo y el puritanismo, al que rinde culto el mundo moderno, y para el cual, todo aquello que no devenga en provecho tangible resulta pecaminoso. Así vemos como “la competitividad” que tanto reclaman no es sino un modo de designar la capitulación ante los criterios industriales y económicos impuestos por las potencias hegemónicas europeas y mundiales; lo que llaman “rentabilidad” es tan sólo una reducción de los problemas sociales, políticos y culturales a cuentas de resultados, y aquello que llaman “el incremento de la productividad” no es sino un eufemismo para disimular la reducción de empleo.

Pues bien, ¿Quiénes son los culpables? Lo sabemos: los que han orientado las cosas y han hecho posible que vivamos rodeados de deshonestidad, desprecio por los ciudadanos, defraudación de fondos públicos, cohecho con los señores del petróleo y de las materias, con los industriales, con los banqueros. Asimismo, connivencia con la mafia, alta traición a favor de potencias extranjeras, destrucción paisajística y urbanística, responsabilidad por la degradación antropológica de los españoles, -agravada por su total inconsciencia-, por la espantosa situación de las escuelas, de los hospitales y de toda obra pública básica, por el abandono cerril del campo, por la extorsión “salvaje” de la cultura de masas y de los mass-media, por la estupidez delictiva de la televisión, por la decadencia de la Iglesia, y, por último, y no por ello menos importante, por el reparto borbónico de cargo públicos a aduladores.

Cartuja-de-Granada-Cupula-del-Sagrario

He aquí el listado, -un listado moral-, de los crímenes cometidos por quienes han gobernado España durante los últimos treinta años, y sobre todo, durante los diez últimos años, y han colaborado con las élites europeas a nuestro dominio.

Pero, todo eso lo sabíamos. Y, sin embargo, por pereza, por abulia, hemos dejado que esto sucediera. Hemos temido lo embates del gentío, los sarcasmos de nuestros amigos, el desprecio y la incomprensión de nuestros maestros. No nos atrevimos a ser, en la plaza pública, la voz que grita en el desierto, pero al menos, siempre podría haber sido un eco disipándose en el tiempo.

Debemos encontrar la fortaleza, nos damos cuenta que en el fondo somos ese ciudadano que pasa su vida, no en ese desierto, sino en una zona degradada cual decadente ciudad industrial y al que se la ha comunicado, aunque sólo sea un único soplo de la enorme fuerza que atesora. Un hombre como este empieza a sentir que le falta algo. La actuación pasará por ser una minoría que prefiera el peligro a la esclavitud. Y las acciones habrán ido precedidas siempre de una reflexión. Y esta se fundamentará en un espíritu crítico, es decir, en el conocimiento de que ya no bastan los valores que están vigentes.

Y allá en el fondo de nuestro ser, donde yacen instintos crueles, hallamos que no sabríamos condenar un sueño: la destrucción de este amontonamiento de edificios administrativos. Pensando acaso que fuese ello acción bienhechora, retribución justa a la naturaleza y a la vida que así han ignorado, ofendido y envilecido.

Pero sabes que ante cualquier rebelión, ante cualquier resistencia se pondrán de manifiesto las amenazas intensas, en la que los aparatos del poder no solo dejan en la estacada al ser humano, sino que los batirán de tal manera que no parecerá quedar esperanza alguna. Entonces es cuando tendremos que decidir si se da por perdida la partida o si se desea continuarla.

Sin embargo, debemos actuar sin concebir la oposición y la lucha como un proceso extremista. Pues ¿de qué sirve ser extremista?, si el extremista enseña a los demás que tiene derechos. ¿Qué derechos?, enseña que quien sirve tiene derechos idénticos que quien manda. ¿Qué enseña?: que es preciso usufructuar derechos idénticos a los del burgués, que quienes son explotados por los explotadores son infelices, y que, por ende, hay que pretender una felicidad idéntica a la de los explotadores.

La tragedia de los extremistas consiste pues en haber conseguido que una lucha,-definida por ellos mismos como revolucionaria-, se degrade en una lucha civil tan vieja como la burguesía, esencial para la existencia de esa misma burguesía, de esa misma democracia.

Por lo tanto, estos retos nos imponen una evidencia: que para resistir, para comenzar a fomentar una vía potente hay que tratar de ocupar cada vez mayor poder en el Estado. Y, además, saber y comprender en toda su dimensión que ahora no es suficiente una sola nación, sino que se precisa pertenecer a una federación de Estados que se protejan y salvaguarden de las embestidas de otras potencias mayores.

El camino que nos queda atraviesa una dura prueba; salir del tecnofascismo hacia otro ámbito implica darse cuenta de que hace falta un socialismo con unas estructuras políticas que puedan canalizar y enfrentar el modelo vigente.

Deben encontrase fuerzas vivas civiles, estatales, de una magnitud tal que, sin ser exclusivistas, puedan proponer una salida factible. Es por tanto necesario un hombre histórico enlazado suficientemente, para que se convierta en una fuerza comunitaria potente y generosa, y pueda ejemplificar y ayudar a elevarse a otras partes del globo sin explotarlas. Ese camino y ese hombre, creemos, se encuentra en Iberoamérica.

Es totalmente perentorio darse cuenta del hecho que una comunidad de Estados que compartimos tanto en común, y que llevan dándose la espalda dos siglos, ha sido lo que ha permitido a otros jugar a someternos, y hacernos girar en torno a intereses que poco o nada tenían de edificantes. Esto es lo que tiene que hacernos despertar para buscar una libertad emancipadora.

rediberoamerica

Unámonos, pero no sólo para defendernos, sino para ser un referente, para desarrollarnos sin necesidad de esquilmar otras latitudes, para a partir de ahí, fomentar redes mundiales más sociales, y tener fuerza suficiente para ir apartando al mundo de la depredación constante.

Ser latino, ser hispano, ser iberoamericano puede pasar a ser revolucionario si millones de personas comienzan a marchar transversalmente en una dirección, la nuestra. Y tras esta llama, los Estados comprendan este empuje, y conquista tras conquista, cambien las políticas coyunturales y pasajeras impuestas por otras potencias y multinacionales, -propias y ajenas-, y asuman nuestro camino o se aparten quienes lo impiden.

No hace falta despreciar lo cercano, sino comprender que la mejor salvaguarda es un proceso de mucho mayor alcance. Hay que luchar por la conservación de todas las formas alternas y subalternas de la cultura, que no sean un estereotipo liberal y consumista. Tenemos que buscarlas en el centro de la ciudad, en los rincones más lejanos, más muertos, más infrecuentados; sin someterse a ninguna falsa dignidad y ni falso humanitarismo, sin someterse a ninguna extorsión.

Pensamos con Lorca que quien no conoce y ama a América no puede conocer y amar a España. Así pues, desde aquí le decimos a nuestros hermanos latinos que vamos a ayudar, que vamos a hacer lo posible y lo imposible para que exista una segunda emancipación, socialista y soberana, para poder estar a la altura de los desafíos que plantea el mundo actual, y tener algo que decir en todo ello. Nuestro fin es que el mundo pueda comprobar que existe otra alternativa, y que en nuestras Repúblicas cabe el mundo, y que estas Repúblicas socialistas serán un ejemplo firme de lucha contra los opresores, al lado de los oprimidos, en Nuestra América.

Héctor Ortega